Capacidades de virtualización avanzadas

Elimine los intermediarios

Lo que la mayoría de los métodos de virtualización de servidores comprenden es un «mediador localizado entre la máquina virtual por un lado, y, por el otro el propio host que se encarga de la gestión de recursos. La ventaja que se le atribuye a un Servidor Privado Virtual KVM radica en el que la tecnología KVM está compilada en el mismo kernel de la máquina anfitriona, lo que descarta la necesidad de usar cualquier otro software – la máquina virtual dialoga directamente con el host. Lo que resulta en menor sobrecarga y mayor rendimiento.
Capacidades de virtualización avanzadas

Aprovechar los recursos de una manera mejor

Aplicación conveniente de los recursos de servidor

Por lo general las instancias huéspedes no pueden funcionar si no hay una capa adicional que establezcan la conexión entre ellas y la máquina anfitriona haciéndose cargo de la administración de los recursos. Esta es una circunstancia que lleva a una cantidad reducida de recursos disponibles para las propias máquinas virtuales. Gracias a los Servidores Privados Virtuales KVM, esta capa adicional se suprime, como el sistema de virtualización está siendo elaborada en el sistema operacional del servidor anfitrión. De esta manera, la cantidad de recursos disponibles en el host serán utilizados debidamente por los VPS configurados. La tal disponibilidad de recursos le proporciona la ventaja adicional que se requiere para que sus sitios web y aplicativos se destaquen de la competencia.
Aprovechar los recursos de una manera mejor

Un control total cuando se trata del sistema operacional

Plena libertad de cargar el sistema operativo que desee

Lo que normalmente se interpreta como un punto débil de los Servidores Privados Virtuales, a la hora de compararlos con los servidores dedicados, resulta ser el sistema operativo en especial – en la mayoría de los casos usted queda limitado a una lista de SOs que existen en el sistema del proveedor. Cuando dispone de un Servidor Privado Virtual KVM, a cambio, usted puede – instalar prácticamente un sistema operativo cualquier cuyas características coinciden con las características de su servidor y los recursos de hardware del servidor principal. Esto es posible gracias a la manera única en la que funciona la virtualización KVM. KVM es un instrumento integrado en el SO del servidor, con lo que las máquinas huésped se comunican con el hardware de forma directa, sin la necesidad de una capa de comunicación adicional, fácil de encontrar en una gran parte del resto de soluciones de virtualización.
Un control total cuando se trata del sistema operacional
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL